You Are Here:
    Blog > Nueva experiencia: nadar con música

Nueva experiencia: nadar con música

la foto 23

Hoy ha sido día de “descanso”, si, entre comillas, porque trabajo, todo el posible y más aún, pero ningún entrenamiento propio. 

Ayer, como ya os dije, hice una sesión de natación. Un entrenamiento algo especial, porque pude tener algo que me ayuda muchísimo en mis entrenamientos y que, hasta ahora, en al agua era imposible: música!!

Os presento el Nabaiji Delight, un MP3 acuático. Para los que no sabíais que existía este tipo de gadgets (como yo) os habréis quedado alucinados (como me quede yo).  También pensareis:  “Bueno, no puede ser tan bonito y simple como parece”. Así que os cuento mi experiencia después de estrenarlo ayer.

Transferencia de la música

Chupado! Conectas el mp3 al PC con el cable que va en la caja (de esta manera también se carga el dispositivo), se abre una carpeta y es tan simple como arrastrar la música hasta allí. Hacía mil años que no me descargaba música, pero encontré una manera muy muy rápida y sencilla. Tanto como buscar en Youtube la canción que quieras, entrar en esta página y copiar en el cuadradito el enlace del vídeo de la canción de Youtube. En segundos tienes la música descargada.

En el agua

Una vez en la piscina llega la parte más complicada. Según el manual, el mp3 se engancha en la goma de las gafas, concretamente detrás de la cabeza. Yo desde el principio lo vi algo raro, así que decidí enganchármelo al bañador. Me puse los auriculares, el gorrito, las gafas y le di al play (se escuchaba estupendamente).

la foto4

Así que todo listo, ¡al agua! En los primeros metros ya empece a notarlo muy incómodo, me tiraba mucho el cable. Entonces me di cuenta de que el mp3 lo había enganchado al lado izquierdo del bañador, y yo saco la cabeza por ese mismo lado. Una vez me lo cambie de lado la cosa empezó a ir genial. Se escuchaba estupendamente, ¡incluso dentro del agua! Estaba alucinado.

Pero a los pocos metros, de repente, deje de escuchar por un oído. Al principio pensaba que el auricular se me había caído, cosa que me extrañaba porque estaba cogido por el gorrito. Pare a comprobar y no se me había caído, lo que pasaba es que había entrado agua en el oído, y claro, había hecho tapón. Saque el agua, lo volví a poner y todo perfecto otra vez.

Al rato me volvió a pasar, esta vez en ambos oídos. Así que la música se seguía escuchando, pero algo lejano. No me importo mucho, por lo que preferí seguir nadando y no hacer más paradas. Creo que hay dos claves para que esto no ocurra: utilizar un gorro de silicona (cosa que de momento no voy a hacer, porque estoy muy cómodo con el mío) y cambiar el taponcito del auricular, ya que en la caja viene una bolsita con muchos tapones de muchos tamaños (cosa que vi luego…).

No obstante, las sensaciones muy buenas. Este modelo en concreto se encuentra en Decathlon por 40€, supongo que habrá muchas más marcas, personalmente no conozco más. Quien tenga este modelo o algún otro, le invito a que nos comente sus experiencias, me encantará leerlas.

También aprendí otra cosa: nadar y cantar a la vez…como que mejor no.

Share Button

Deja un comentario

Ne alii vide vis, populo oportere definitiones ne nec, ad ullum bonorum vel. Ceteros conceptam sit an, quando consulatu voluptatibus mea ei. Ignota adipiscing scriptorem has ex, eam et dicant melius temporibus, cu dicant delicata recteque mei. Usu epicuri volutpat quaerendum ne, ius affert lucilius te.